Me han dicho que tengo diabetes gestacional, ¿Que debo hacer?

  • Actualidad

La mujer en España cada vez se queda embarazada cuando ha cumplido más edad por diferentes factores sociológicos.. La influencia de nuestro estilo de vida y de jornadas laborales interminables tienen buena culpa de ello.

Sin duda es un gran problema demográfico que no parece tener marcha atrás por el momento por la falta conciliación laboral y familiar.

Esto finalmente acaba influyendo en nuestra salud cada vez más, pero lo que es más importante, en la de nuestros hijos.

Todo lo que hagamos en nuestro día a día, y los estilos de vida que llevemos de forma habitual contribuye a la herencia de nuestra descendencia; y no sólo por la educación que les aportemos desde que nacen, que también, sino por los cambios epigenéticos que se producen en nuestros genes y que heredan nuestros hijos sin que hayan nacido todavía, sin que tengan culpa aún de nada; lo que viene a llamarse la programación metabólica.

La diabetes gestacional y la obesidad maternal es una buena muestra de ello.

 

La diabetes en gestación se clasifica de 2 formas:

  • Diabetes pregestacional: Aquella madre que presentaba diabetes antes de la gestación y se queda embarazada. 
  • Diabetes gestacional: Diabetes que se produce en la madre durante la gestación y no estaba presente antes de la misma.

 

Ambas tienen riesgo para el embarazo, tanto para la madre como para el niño/a, pero la primera está presente desde la concepción y la segunda suele desarrollarse a lo largo de la gestación, y por lo habitual de forma más leve.

Pero ninguna está exenta de riesgos, dado que la mayoría de las veces, la diabetes en gestación es consecuencia de unas condiciones a las que está expuesto también el embarazo, y todos estos factores también influyen en la programación metabólica de la futura descendencia.

Por tanto, el principal objetivo para modular esta programación durante la gestación es la prevención antes de la misma con hábitos saludables donde la nutrición y el ejercicio físico son los pilares fundamentales, aunque también son importantes el dormir bien, vida social, realizar actividades y hobbies, disminuir el estrés, entre otros.

En el caso de que nos diagnostiquen de diabetes gestacional o ya presentemos diabetes previa a la gestación, es preciso realizar también lo anterior descrito, pero además debemos controlar las glucemias durante la gestación hasta el parto. 

El control de las glucemias es importante dado que un mal control durante la gestación se asocia macrosomía (niño/a grande con riesgo para el parto y posteriormente riesgo metabólico y cardiovascular para el resto de su vida), Preeclampsia (hipertensión en embarazo grave), parto pretérmino, hipoglucemia en parto, muerte perinatal, malformaciones (sólo en diabetes pregestacional), entre otros.

La inmensa mayoría de la diabetes gestacional se puede controlar con la nutrición y ejercicio físico, pero si esto no consigue el control, y sobre todo en diabetes pregestacional, se precisará de tratamiento farmcacológico, siendo la insulina la opción más segura.

Se recomienda controles frecuentes de la glucemia con muestras capilares o monitorización continua de glucosa y visita al especialista de Endocrinología y Nutrición, nutricionista y de Ginecología y Obstetricia para vigilancia y ajuste del tratamiento hasta el parto.

Por último resaltar que tras el parto solo tenemos un punto y aparte; el haber padecido una diabetes gestacional que se ha solucionado tras el parto no nos libra de un mayor riesgo futuro de padecerla en futuras gestaciones, e incluso de padecer diabetes definitiva a largo plazo, por lo que los controles anuales y la prevención tras las gestación son sumamente recomendables.

Pin It

INNOVEN - Instituto de innovación Endocrinológica - Contacto

Daniel Cabo Navarro - Doctoralia.es