Me ha salido la prolactina alta…

  • Actualidad

La prolactina es un polipéptido de 199 aminoácidos que se segrega principalmente por las células lactotropas situadas en la glándula hipofisaria anterior, aunque puede producirla en menor medida otros órganos como en sistema nervioso central, sistema inmune, útero, placenta y glándulas mamarias.

Su función principal es la producción de leche durante el embarazo y lactancia. Su secreción es pulsátil siguiendo un ritmo circadiano, incrementándose los pulsos durante el sueño y tras las comidas.

Los niveles de prolactina suelen están normales fuera del periodo de gestación y lactancia, pero su secreción está regulada por múltiples mecanismos de neurotransmisión, metabólicos y hormonales.

Cualquier desajuste en este equilibrio regulador puede generar variaciones en los niveles de prolactina.

No todos los niveles altos de prolactina son patológicos, ya que existen elevaciones fisiológicas como son el embarazo, lactancia, estrés físico o psicológico, tras la ingesta de comida o ejercicio físico.

Entre las causas patológicas de elevación de prolactina, las más frecuentes son secundarias a tratamientos farmacológicos (antipsicóticos, antidepresivos, drogas de abuso, antihipertensivos, procinéticos gastrointestinales, opiáceos o estrógenos) o por adenomas hipofisarios productores de prolactina. Existen además múltiples enfermedades que la pueden elevar, como la insuficiencia renal o hepática, hipotiroidismo primario, síndrome ovario poliquístico, patología del sistema nervioso central de cualquier causa que pueda afectar el área de regulación hipotálamo-hipofisaria, o afectación o lesiones en caja torácica o médula espinal.

A la hora de valorar niveles de prolactina elevados hay que tener en cuenta de que existen variantes como la macroprolactina (molécula más grande de prolactina, pero no más número de moléculas) que no suele dar síntomas ni se trata habitualmente. También, y dado que los niveles de prolactina están más elevados en mujeres que en hombres por el efecto estimulador del estrógeno, los niveles de prolactina pueden estar más elevados con la ovulación y la fase luteal del ciclo menstrual, por lo que se recomienda su medición en la fase folicular del ciclo menstrual. 

La sintomatología que puede provocar unos niveles alto de prolactina sería una disminución de las hormonas sexuales, con disminución de la líbido, ausencia de menstruaciones o menstruaciones irregulares en las mujeres, disminución de la erección en los hombres, disminución de la fertilidad, disminución de la densidad mineral ósea y galactorrea (secreción láctea por el pezón) más en mujeres que hombres. Además, si la hiperprolactinemia es secundaria a un adenoma hipofisario puede haber síntomas locales como cefalea y alteraciones visuales, o afectación de otras hormonas de la hipófisis por compresión área hipofisaria. Estos síntomas pueden asociarse a los de las enfermedades que provocan los altos niveles de prolactina, o los efectos propios y secundarios de los fármacos que la elevan.

Por tanto, debido a las múltiples causas posibles de una elevación de los niveles de prolactina en sangre, es preciso consultar con el especialista de Endocrinología y Nutrición para realizar el diagnóstico diferencial de la posible causa en cada caso para plantear un tratamiento si fuera necesario, que en la mayoría de los casos suele ser conservador (resolver la causa secundaria, ninguno en caso de niveles de prolactina asintomáticos o farmacológico en caso de niveles de prolactina patológicos y sintomáticos)

 

Autor: Dr Daniel Cabo | Director de INNOVEN

 

Pin It
Daniel Cabo Navarro - Doctoralia.es
LUISA GUIJARRO HERNANDEZ - Doctoralia.es

INNOVEN - Instituto de innovación Endocrinológica - Contacto